Procesión en el Centro de día Marina

Consejos para cuidar a nuestros mayores en Semana Santa

Llega la Semana Santa y con ella unos días de descanso para las familias, con posibles desplazamientos y en general con un cambio de hábitos y de alimentación que nos afecta a todos, pero en especial a las personas mayores, cuya salud es más frágil.

Nuestros mayores tienen una salud muy delicada, pero además si tienen Alzheimer u otro tipo de demencia hay que tener mucho más cuidado, ya que los cambios de hábitos les provocan más tensión y se pueden producir cambios de conducta y carácter, que complican mucho la convivencia y pueden derivar en crisis graves de salud (por ejemplo si la persona se pone agresiva y se niega a comer o beber).

Los desplazamientos prolongados, o traslados repetidos de un lugar a otro, pueden hacerles sentir más desorientados y vulnerables, pero si están bien acompañados y rodeados de amor, van a estar a gusto y muy bien.

Desde el Centro de Día Marina queremos ofrecer unos consejos y recomendaciones para ayudar a las familias para que estos días transcurran con armonía y salud.

MEDICACIÓN

Recordar llevar (si se hacen salidas o viajes) toda la medicación necesaria y suministrarla a las horas habituales. Es muy importante el control de las enfermedades crónicas que puedan tener. 

ALIMENTACIÓN

Evitar durante estos días realizar cambios bruscos en las comidas. Si ingieren más alimentos ricos en azúcar puede provocarles descompensaciones que afecten a su salud y la pongan en riesgo. Atención especial a personas diabéticas.  Con la sal también es importante tener cuidado, ya que, si se consume en exceso, puede provocar una elevación de la presión arterial.

HIGIENE

En cada caso según los niveles de dependencia, no olvidar realizar los correspondientes procesos de higiene diarios y cambios de pañal o acompañamiento regular al baño las veces que sean necesarias.

HIDRATACIÓN

Ha llegado la primavera y si hace sol, el calor en ciertos momentos del día ya puede resultar demasiado intenso para las personas mayores. Su piel es más frágil y su percepción de la temperatura ambiental no es muy fiable (pueden tener frío cuando hace mucho calor y quemarse fácilmente). Revisar si están hidratados y ofrecerles agua regularmente. Adecuar su vestimenta a las condiciones climatológicas y estar atentos también a los cambios de temperatura de mañana a tarde o entre zonas de sol y sombra.

COMUNICACIÓN

Integrar a las personas mayores en las actividades familiares: escucharlos, conversar con ellos, ayudarles a recordar mediante fotos, canciones que les gusten e incluso contando cuentos o reviviendo historias del pasado. Han de sentir que son queridos, que son importantes, que son útiles y que todavía se cuenta con ellos en casa. Evitar por todos los medios dejarlos solos en un rincón toda la tarde o desatenderlos.

En resumen:

Posiblemente la fórmula de la felicidad no exista, pero el sentido común nos dice que en estos casos, cuando las personas a nuestro cargo son mayores o dependientes, los servicios mínimos consisten en cubrir las necesidades básicas: Alimentación, higiene, medicación, confort corporal y ambiental y descanso adecuado. Pero lo que da realmente sentido a sus vidas es que, a pesar de las limitaciones psíquicas o físicas que puedan tener, se sientan atendidos, respetados y muy queridos.

“El amor es lo único que crece cuando se reparte” (Antoine de Saint-Exúpery)

“El idioma del corazón es universal: sólo se necesita sensibilidad para entenderlo y hablarlo”(Charles Pinot)

Os deseamos que paséis unas muy buenas vacaciones de Semana Santa.

En nuestro Centro de día hemos representado un paso de semana Santa. Mirad que procesión más bonita nos ha quedado.

procesión Semana Santa vista general procesion centro dia marina